La Sanidad y La Nube


La tendencia en tecnología actual a nivel de desarrollo de Software es el “Cloud Computing", o “tecnología en la nube”. Esto, simplemente, es que la estructura informática que necesita el centro para su operativa diaria se mueve, desde un entorno local, dentro del centro, a un entorno virtual, donde el control de toda la estructura debe llevarse a cabo en remoto.


Sin embargo, en el tejido empresarial español, mas del 80% de las empresas son reacias a trasladar su información a la nube, por lo que el retraso que llevamos en este aspecto es de algo más de 2 años con respecto a otros países del entorno. Y los datos no mejoran nada en el sector sanitario.



Sin embargo, y centrándonos en nuestro sector sanitario, creemos que debemos diferenciar qué tipo de centro es sobre el que vamos a trabajar, puesto que las diferencias de necesidades entre centros es tan enorme, que es casi obligado realizar un estudio de la necesidad que tiene el negocio de migrar su gestión a la nube.


Es obvio que, ya simplemente por costes, en un centro pequeño, con una facturación estable pero contenida, es casi básico estudiar la migración de sus sistemas a la nube, pero atendiendo a una serie de recomendaciones:


Para empezar, y las más obvia, es la consulta a expertos tecnológicos en el sector, y sobre todo a aquellos que dispongan de una visión global de las necesidades del centro para su correcto funcionamiento; por lo que es muy positivo realizar una consulta de este tipo, y que nos guíen en el proceso.


La seguridad de las herramientas, ya sea en el propio centro, como mediante herramientas cloud, es de vital importancia, puesto que si en un negocio normal los datos financieros de la empresa son el activo más importante de la misma, en el sector sanitario debemos contar, además, con la aparición de los datos asistenciales de los pacientes. Esta información adicional en el sector debe guardarse con los mayores cuidados posibles, ya sea en local, como en la nube. Las herramientas actuales de seguridad que podemos encontrar en la nube no tienen nada que envidiar a las que podamos tener en un entorno de trabajo local, puesto que las nuevas tecnologías en desarrollo están en, prácticamente su totalidad, orientadas a la nube.



El coste. Este punto es el primero que se estudia, y aunque no debería ser así, vivimos en un entorno de control absoluto de los mismos. Sin embargo, podemos afirmar sin la más mínima duda que éstos, utilizando herramientas de Cloud Computing, se reducen considerablemente, tanto en costes por personal, como en costes por software y hardware a adquirir.


Contacto. Se tiene la sensación de que utilizar herramientas en la nube despersonaliza el contacto entre el que recibe el servicio y el que lo da, y esto no tiene por qué ser cierto; sólo es necesario encontrar un proveedor / colaborador, cuyos clientes sean tan importantes como los pacientes para el centro sanitario. Y si está leyendo este artículo, no será necesario que busque mucho…

Atendiendo a estas breve directrices, estamos seguros de que obtendrá el mejor servicio posible, acorde, por supuesto, con su modelo y tamaño de negocio.


Volver